VIVIENDO ENTRE EL MIEDO

Han sido muchas las historias y los rumores, que corren acerca de Lucia…

Es  común oír hablar de alguien, lo que puede no parecer gran cosa, la dificultad de este asunto, radica en que ella,  es de esas personas que se le tenía tan presente  por su misma manera de ser.

Tiene la mala costumbre de  llegar  con facilidad a los demás; lo que hacía que no fuera difícil notarla. 

Como regularmente, son las  versiones de otros, las que ayudan posiblemente a dar pistas en ocasiones, acerca de cómo es alguien o por lo menos como es apreciada, lo que en este caso nos haría más sencilla; en este punto una descripción o complemente  la información que permite unir las piezas.

Sus familiares, amigos, conocidos, ex parejas, coinciden en una cosa,  la eterna pregunta 

¿Qué le pasa a Lucia?

 “Imagínese que está en un cinema, viendo una película y de pronto, a su alrededor comienza a ponerse borroso; empieza a sentir que su mente se confunde, tiene la seguridad de no saber ¿dónde está?”

Por otra parte, ya no esta tan convencido, por extraño que parezca, tiene la duda en su interior.

Piensa en que eso no le puede estar pasando; además cree que todos se han dado cuenta, sobre lo que le está sucediendo y lo peor nada hacen, por lo que es más vergonzoso. 

De modo similar, descubre que suda frío, su respiración y ritmo cardiaco, se aceleran de tal manera que cree que se le está cerrando el paso del aire y en cualquier momento, sin ningún motivo va a caer. 

Se pregunta en su interior ¿Qué  le está sucediendo? por una razón nada bueno ha de ser; cada minuto se hace más fuerte el dolor, al igual que las sensaciones.

¿Cuánto tiempo cree poder soportarlo? a lo mejor sería más sincero de sobrellevar, si le ocurriera.


CUANDO UNA MANO NO BASTA

Juana, jamás había conocido una emoción cercana al amor  o ternura; ya que su experiencia de vida fue muy triste desde sus inicios. 

No  lo consideraba importante, lo más cercano fue lo que le hizo sentir su pareja,  razón por la cual decidió, aceptar todos los infortunios de vivir en esas circunstancias,  sin un futuro; con un presente inmediato donde  existían nada más que los dos.

Luego con la llegada de los hijos y las circunstancias tan duras;  su compañero se llenó de argumentos para dar ese paso definitivo. 

Salir  en la mitad de la noche, como los cobardes, sin un destino, en busca de un mejor porvenir, para sí mismo.  Ante eso, Juana  decidió aceptar, su presente y buscar un mañana mejor para sus hijos.

Ella  no era la clase de mujer,  que se quedaba en casa contemplando  la vista del mar,  hablando con los demás sobre sus carencias. Y menos deambular entre sollozos y llanto.

Esas  preguntas no eran necesarias, a causa de que casi todos,  vivían en igualdad de condiciones;  cada quien se esmeraba con lo había. 

Eso  mismo le ocurría a ella,   nunca dejaba de repetir  que su verdadera motivación eran sus  hijos;  dos varones, uno del otro  se diferenciaban  por dos y medio años aproximadamente.

Iris personifico un espectacular fenómeno luminoso para los griegos, llamado arcoíris; especialmente,  porque posee todos los colores del espectro solar.

Eso dijo Rocío,  una mañana cuando Juan se levantó, después de una noche de mucha lluvia;  y  para él era una imagen majestuosa, la que estaba en el horizonte.

Él sonrió y comprendió que el color tenía más matices,  representaciones de los que podía imaginar,  alguien por fin pudo explicarle,  sin tener que preguntar directamente.

EN MEDIO DE LOS SILENCIOS

Entonces ¿El silencio es comunicación? 

¿El silencio corresponde a una intención?

Es curioso, ya que él no hablante no habla,  aun así, dirige su comunicar; en esa está la verdadera preocupación. 

En ese caso,  se dirige a un no hablar libre - voluntario. 

El cual procede, de la misma manera que los demás;  pero en su contenido cambia, dependiendo de su intención y significado.

Impulsando a la premisa,  el silencio no puede ser excluyente al terreno del lenguaje;  por lo tanto de la comunicación. 

Ningún silencio tiene el mismo valor, busca influir o vincular algo que es importante entre las partes consigo, con los demás.

Eso es lo interesante y a la vez, absurdo de la situación. 

Debido a que hoy no hay tiempo para escuchar, para pensar en aquello que ocurre; es indiscutible creer o suponer que atañe a otro asunto, no le corresponde para no afectarse.

El lenguaje es usado hoy, para adquirir, comercializar, así mismo se liquidan o se saldan a las personas con las que  nos rodeamos.

Transferimos amigos, despachamos los que no queremos en el momento, adjudicamos fallas en los otros, para deshacernos de ellos. 

Cuando la comunicación, usa esos términos es arduo desprenderse del mercantilismo;  por lo cual nada tiene un mayor alcance.

Reservarle el mismo destino al silencio, es sentenciar al ser humano a un pésimo desenlace.

Esa es la razón por la que hoy, la comunicación funciona entre menos profunda mejor.

CREENCIAS VS REALIDAD

No se mueven los sistemas en función de sus capacidades, sino que el producto que más vende es el chisme, boicoteo, acciones no éticas.  

Acciones que son gravemente penalizadas en todos los códigos de cada país, pero que quedan en  el silencio y la ausencia de palabras para expresar el daño causado. 

Por  eso se unen en colectivo, para no justificar sus acciones en individual, que es más fácil de señalar y penalizar. 

La interrelación entre legislación de salud mental, políticas para la salud mental y sociedad siguen en vías distintas,  cada cual bajo una código disímil. 

Entonces si el alma deja de ser individual, significa que  el grupo, en sí es disociado completamente; también,  encontramos no solo alienación sino automatización.

La violencia, se ha convertido en un componente que utiliza el ser humano para comunicar, es por eso que a diario, cada uno ha tenido algún gesto que le pide salir, para sentir calma con-sigo. 

Es un fenómeno que indaga quién es, qué piensa sobre sí,   los demás y por extraño que parezca termina volviéndose un intruso o huésped que no deja de expresar lo que cree, merece y es necesario sin analizar ni mediar, desde consecuencias hasta argumentos.

ACERCANDONOS A NUESTRA PRAXIS

En los últimos años me he dedicado a entender; ¿qué produce a aquellas instancias al ser a reaccionar cómo lo hace? Las  evasiones, los silencios, los ataques verbales, todas las manifestaciones conscientes y las que no lo son en un momento específico.

Sobrellevan a hacer referencia de que son una afirmación de nuestra cultura, pero ¿Cuáles han sido los signos que han desligado a que la cultura, genere niveles de comunicaciones como esos? Y para ser sincera no van a alcanzar las palabras para responder ahora. 

Comprender sobre percepción y más errónea, a la final no nos hace mejores observadores. Hablar de xenofobia, no minimiza las agresiones de otros a nivel personal o profesional. Crear puentes, no es garantía de que otros quieran caminarlos o se sientan seguros con ellos.

Cuando el ser, caracteriza a través de su lenguaje a su ser, conviene entender de forma limitada que la manera en cómo ha asimilado la información incide e implica en las relaciones de su sistema.

En la actualidad, es irrisoriamente  factible entender a la soledad, debido a que siempre va acompañada de ausencias, que deben ser cargadas de otros componentes, para no dejarla fluir, el estar-consigo, es tan dramático y punzante, que es mejor estar con-otro, así no lo entendamos.  

Ya que el estar-juntos hace fácil el camino y nos aleja de la sensación, que nos genera el estar con-sigo y a la vez sin- sí mismo.

ENTRE LINEAS

Ese amanecer, señala nuestra posición semejante.

Resumiendo  y dando lugar,  a todo lo vivido hasta el momento, aun sin falsos supuestos, confusiones e interpretaciones erróneas.

En ese amanecer estamos a tiempo, de cambiar mucho quienes somos.

Cuidarnos del desarrollo de las interrelaciones, explorar y comprender el lenguaje en el otro, señalando la frecuencia, la forma que sugieren los contextos vividos. 

Ese amanecer es nuestro primer puente, para encontrarnos en un camino lleno de sin sabores.

De  nosotros está el asumirlo, como nos lo enseñen o del discernimiento de nuestras experiencias, reconociéndonos desde nuestras diferencias,  aprendiendo y asumiendo nuestras acciones.  

Esa otredad, aquella que en un canal retórico, tiende a determinar sus significados, en la que nos encontramos evolucionando  de acuerdo con las interacciones. 

Esos otros motivo por el cual,  hay momentos en lo que se quiere renunciar a todo, para salir huyendo lo más rápido posible o son el impulso, para atravesar cualquier adversidad, con lo que se considera a gusto, por sentirse acompañado o seguro. 

Su  discernimiento,  es tan indescifrable, intenso e indescriptible, como un iceberg, no por su frialdad que en algunos puede emerger, sino porque percibimos una pequeña superficie.




PSICOLOGIZANDO

Hace un tiempo comencé a notar, qué en los diálogos cotidianos, hay muchos mensajes particulares.

Cuando se viaja en metro se ve ir y venir personas, déjenme decirles, qué a veces es mejor recorrer en metro; en especial cuando el tráfico es terrible, todo es natural, cada quién se desplaza  hasta  la estación designada y las personas conversan,  entre ellas sobre su día. 

A veces incluso  comentan temas muy personales, entre tantas personas, entre vagones hay muchos individuos  y aunque en la mayoría llevo audífonos, para evitar que esto pase, no puedo evitar sus palabras atraviesan el sonido de mis auriculares. 

Curiosa época, está en la que debemos usar audífonos para estar en un lugar o caminar.

Lo que podemos concluir,  es qué nuestra sociedad, ha dejado de escucharse y a los demás.

En su infinita sabiduría entusiasmadamente,  jugamos con las emociones de todos y catalogamos, cómo cuando escogemos una pieza de ropa en un centro comercial.

Exclusivamente nos basamos en criterios externos, sin ningún tipo de evidencia,  resolvemos qué esté o cuál, es de una u otra manera, sin darnos el verdadero tiempo de reflexionar y escuchar qué tiene qué decirnos. 

Usamos nuestro lenguaje para censurar  y promovemos prácticas deshonestas diciendo qué José o Joaquín,  tienen algo qué no les pertenece.

No nos percatamos de que al hacer esto, dañamos también a las personas que tienen un trastorno,  puesto que son seres humanos,  al igual que nosotros con emociones y sentimientos con los cuáles jugamos, cuándo usamos inadecuadamente las palabras. 

Así es como invadimos todo, nos apropiamos desesperadamente,  por un reconocer algo en lo que estamos completamente equivocados.


SOLO PALABRAS CATEGÓRICO

CONSTRUYAMOS UN PUENTE 

Construyamos un puente

aquel en el que acierte,

no uno donde me aviente,

por todo lo indecente.

 Construyamos un puente

donde el diálogo se fomente,

un silencio compartido se presente,

no donde el chisme alimente,

con malas intenciones sea inminente.

 Construyamos un puente

donde no importa el tiempo y el espacio,

absolutamente el estar ahí sea lo necesario,

cuando crucemos y haya agobio,

incluso cuando por problemas me desvió,

no pueda evitar verle y me río.

 Construyamos un puente

donde consiga quedarme,

donde no quiera marcharme,

recordando todo lo bueno,

aun en días de trueno.

 Construyamos un puente

donde mirar a la nada,

no me haga sentir sofocada,

muy por el contrario apegada,

aun cuando me sienta afectada.

SOLO PALABRAS INDETERMINADOS

¿QUIÉN DIJO? 

¿Quién dijo?

qué nos lo haría fácil,

es difícil asegurar,

qué en la niebla podamos volar.

¿Quién dijo? 

qué nos lo haría fácil,

en esos momentos penantes,

simplemente las remembranzas,

cubre nuestras lágrimas

en ese espacio asonante.

No hay consultas

ni resultas

ni sentencias, 

ni tan siquiera indiferencia.

 ¿Quién dijo?

qué nos lo haría fácil,

en ese intervalo la conciliación,

es nuestro único medio de comunicación, 

cariño,

adoración,

pasión,

 son un vestigio

qué todos anhelan, 

a su vez apelan,

con afable ejecución.

UNA CARTA

 

Las personas suelen ir y venir, es un producto natural de la vida.Aunque  se manifieste ser social, difícilmente las personas, permiten que otros entren a su corazón. La mayoría si lo logran,  estarán exclusivamente en su mente.

Ocupando un tiempo específico  y luego se irán por el mismo camino.

A causa de que  la mente, necesita ese espacio, para otra cosa más productiva.

Quién en sus cinco sentidos quiere hacerlo, si lo pensamos, eso de exponerse y estar vulnerable frente a otro.

Un otro que hoy en día quiere una ventaja, para sustraer o arrancar algo que está en nuestro ser y de nosotros está sí podrá o no obtenerlo. 

No  sabemos cómo expresar afecto, dar apoyo, preocuparse por el bienestar de alguien, sin despertar desconfianza, de que eso es con buenas intenciones y no tiene otra motivación. 

Se tiene razón en dudar, porque muchos son así, lo cual nos lleva a la indiferencia de las necesidades de los demás.

Al  irrespeto de los problemas del otro, debido a que no se ajustan a nuestro calendario.

A la incomunicación para expresar cualquier sentimiento, que termine siendo tergiversado. 

Hoy cuando se expresa algo, termina complicándose no se sabe ¿ni qué?, ¿ni cómo?, eso en el caso de los que intentan.

Exclusivamente, no sabemos precisar de nosotros lo principal y es a ¿quién estimamos?

0
© Writer LA Todos los derechos reservados 2018

 .